miércoles, diciembre 09, 2009

CUNNILINGUS

Me llenas cuando te entregas, cuando acaricio tu cuerpo. Cada noche te recuerdo tan ardiente y pasional. Miro tus senos y ya te estoy deseando. Toco tu espalda y termino rodeando tu cintura con mis brazos. Ya estoy mordiendo tu cuello y susurrando a tu oído, mientras mis manos bajan de golpe hasta tus piernas y suben nuevamente por tus caderas. Te beso y busco con mi lengua sensaciones hasta lo más profundo de tu ser. Este tacto mío que no para, sigue buscando más calor en tu presencia. Quito tu blusa y me deshago de tu pantalón; tu cuerpo semidesnudo queda frente a mí, sincero e inocente, sin defensa ante la voracidad de mis ojos.Desesperados, mis besos atacan tu boca, tu cuello, tus hombros ya desnudos, porque he bajado la delgada tira del sostén que los cubría. Esta minúscula prenda que llevas siempre tapando tu pecho, ha salido volando hasta encontrar un lugar donde no sea odiada por mi deseo; y la, aún más minúscula tanga que escondía el tesoro que busco para hacerlo mío y devorarlo, se fue minutos atrás, temerosa por el fuego que pudiera quemarla. Ahora te coloco dándome la espalda, de pie y pegada a mi cuerpo, ya desnudo desde que comenzamos el encuentro, y con movimientos de atrás hacia adelante, mi pene se incrusta como puede entre tus nalgas paraintentar rozar, al menos, los inicios de tu vulva. Siento tus senos calientes y gustosos de este manoseo que los aplasta, los sube y los baja con movimientos aleatorios. Mi boca sigue con el mordisqueo en tu espalda, tus hombros y tu cuello. Parece que estamos hirviendo, los gemidos de ambos no lo disimulan. Es suficiente.

Yaces ahora acostada en esa cama tuya -que he de tener cansada por darle otros usos más gustosos que dormir-, bocabajo y pidiendo más y más caricias. Dejas que recorra con mis manos y mi boca lo largo y ancho de tu cuerpo, desde tus pies hasta tu espalda. Me detengo en donde se ensanchan tus piernas, en el inicio de tus nalgas, y mi lengua pasa y repasa por los pliegues que marcan la frontera con tus piernas. Me encantan tus glúteos y por eso, no se me olvida morderlos con tanta pasión y como si quisiera tragarlos. Ahí me pierdo hasta extasiarme. La comunicación de nuestros cuerpos es única; el tuyo se ha volteado como si hubiera escuchado la orden de hacerlo, pero no, sólo se está manifestando el deseo. Amor, déjame robar un poco de ti. Nuestras miradas se han encontrado y en esa forma te expreso mi siguiente tentación que se convertirá en acción: tocar, besar y chupar tu vagina. Con toda mi lengua aventuro el primer roce y con la punta de ella me dedico a tu clítoris. Nuevamente estoy perdido, no me detengo, sigo, te chupo, te beso. Por un momento, mi lengua quiere entrar en ese orificio caliente, la introduzco sólo un poco. Sabor a sexo es el que disfruto, sabor a ti el que se impregna en mi ser. Comienzas a reaccionar con pequeños gritos: "sí amor, sí amor", es todo lo que escucho. Ataco con más fuerza, aprieto toda mi lengua y mi boca contra ti; me doy cuenta que ya empiezas a volar y no me detengo, chupo hasta que gritas de todo ese éxtasis y placer, y gritas y gritas hasta que ya no aguantas más y...me detienes. Paro, pero quisiera hacerlo sin detenerme, sin detenerme nunca.

7 comentarios:

Kathy*... La Famosa Golpeadora de Hombres dijo...

Oooooooooooooooórale...

Me quede sin palabras :|

marichuy dijo...

Ay Luis

Sin que suene a propuesta indecorosa, pero qué cosas… cómo se antoja, jeje.

Saludos

MixiFabi dijo...

wow!!
aqui hay mucho fuego eh!

jeje
saludos!

Luz dijo...

Mmmmmm!!!
Bien por ti Luis. ;)

Saludos desde mi camino.

BEATRIZ dijo...

Fuego...¿qué cosa más honesta que la desnudez? me gusta.

Un saludo hasta aquellas tierras de Vargas Llosa y muchos grandes.

Trovator dijo...

Aquella simbiosis entre dos personas, claramente explicada, muy claramente.

Un abrazo camarada!

aNdAiRa dijo...

Wow... simpelemte wow...

tienes ese poder de dejarlo a uno sin palabras y echar a andaar la imaginación...