lunes, julio 19, 2010

COLOFON.

Dado que el fin es la consecuencia lógica de todo principio.
En donde las sucesiones de eventos que habitan en estos
intervalos estan dictadas por la intrincada fórmula de la
causalidad.
No nos es posible evitar.
Ni los efectos de las causas ni el final de ninguno de nuestros
principios. No importando lo que hagamos o pensemos.
Sin embargo, meditando en estas cosas he llegado a la
conclusión de que en el final último de mi propio principio, no
deseo ver ni un nuevo amanecer; Ni el sol ocultándose en el
horizonte, ni la sonrisa de los que me son amados, pues no es
en paz como he vivido y con toda seguridad no es en paz
como he de morir.

Pero en la metáfora que nos permite a veces la vida, en el
instante que cierren mis ojos mi último final, deseo que en
mi retina quede grabada la imagen de mi mano empuñando mi
espada.

9 comentarios:

juan rafael dijo...

Y a ser posible, que la mano siga adherida al cuerpo.

Thiago dijo...

cari, muy dramático te me pones... pero no sé yo, no estoy seguro de que si tus ojos vean tu propia mano que empuña la espada, no se apiade de tí mismo...

Bezos.

marichuy dijo...

Creo que uno debería morir como ha vivido... aunque lo ideal sería morir como uno quisiera.

Saludos

Alma Mateos Taborda dijo...

Eres genial y brillante pero estás muy belicoso. Jajajaja. Pero está bien con una buena espada y a muchos cerca. jajaj. Un abrazo grande, genio.

RECOMENZAR dijo...

Tenemos la misma plataforma.
Te leo me gusta ..pienso volver ...Gracias por lo bello de tus letras

Trovator dijo...

Genial, buena manera. Nos faltará ahora, solamente, encontrar alguien que quiera estar del otro lado de la espada.

Un abrazo camarada!

L.N.J. dijo...

Veo que además de escribir muy bien, tienes sentido del humor; estupendo...
He revisado tu blog y me he reído, quizás lo del insulto y escribir porque te da la gana esté más que bien, tú lo decides.

Felicidades por esa valentía.

RECOMENZAR dijo...

:) :)

Pluma Roja dijo...

Bastante filosófico, me encantó.

Saludos cordiales, Hasta pronto.